Tolerancia a la Frustración

La baja tolerancia a la frustración implica una sensibilidad excesiva hacia todo lo desagradable, que funciona como si tuviésemos una “lupa” que magnifica el lado malo de cada situación. Lo malo es espantoso, lo molesto insoportable. De este modo este tipo de personas, con frecuencia, se sienten de mal humor, tristes, preocupados o enfadados porque sus deseos no son satisfechos de inmediato. El error es que se centran más en el “ahora”, en eliminar su malestar como sea, en lugar de centrarse en los beneficios que conseguirían más a medio plazo, si aprendiesen a tolerar la frustración como algo inevitable en la vida. ¿Cómo piensan las personas que no saben tolerar la frustración? Creen que tienen que conseguir todo lo … Leer más…